• Si estás indecisa por el tipo de peinado o maquillaje, lo mejor es mantener tu propio estilo, y evitar los cambios drásticos. Vas a verte y sentirte radiante realzando tus propias virtudes.
  • Enamorate de tu vestido. Elegí el vestido que más te represente y que mejor manifieste tu personalidad. Y no sólo que se adapte a tu figura,  también hay que considerar el clima, el lugar y el horario de la boda. Pero una vez llegado el Día, que tu vestido no te inmovilice. Disfrutalo, mostralo, movelo, lucilo. Realmente usalo!
  • Te aconsejamos llevar un par de zapatos extra para cambiarte avanzada la fiesta. Si tus zapatos de novia son cerrados, lo mejor es que los de repuesto sean abiertos, estilo sandalias, y con igual alto de taco para no pisar el vestido. Las novias más informales pueden elegir un par de zapatillas. Lo importante es estar cómoda para seguir disfrutando y bailando. Además a la novia todo le está permitido.
  • Para el armado de las mesas, pueden empezar por aquellos invitados que por alguna razón especial (representan un pequeño grupo, o no conocen mucho al resto de los invitados), no sea conveniente separar. En el caso opuesto, recuerden a aquellos que indefectiblemente deben estar en mesas separadas.
    • Una vez armadas las mesas, hay que decidir el lay out (la disposición de las mismas dentro del salón). Consideren que la mesa ubicada a la derecha de la mesa de los novios, es la que representa, luego de la mesa principal, la mayor importancia.
    • Si tenés invitados del interior o exterior, te aconsejamos enviar un “Save the date”. Te diremos cómo hacerlo.

     

    Leave a reply